viernes, 15 de noviembre de 2013

Bueno, ¿y de qué sirve todo esto?

Probablemente, querido lector, es lo que se estará preguntando. Y dirá usted, con toda la razón, que lo interesante sería saber exactamente dónde y cuándo va a ocurrir un terremoto.

Intentaré explicarlo.
Admitamos ya como cierto que la tendencia gravitatoria solar es del mismo signo que la tendencia sísmica (en el 74% de las veces. Descargar archivo excel). Ello supondría que cuando no se fuera cumpliendo esa ley, y a medida que nos acercáramos al fin de algún período del ciclo de tendencia gravitatoria solar (perihelio o afelio), aumentaría la probabilidad de que el nivel de eventos equilibrase la tendencia sísmica de nuevo, volviéndolas nuevamente del mismo signo (en las fórmulas de los gráficos valor de “y”).

En los siguientes gráficos se muestran las actuales líneas de tendencia trimestrales y semestrales. Como pueden ver en el gráfico trimestral, el valor negativo de la tendencia sísmica contrasta con el valor positivo de la actual tendencia gravitatoria del sistema solar. Sin embargo, este valor negativo de la tendencia sísmica no es suficiente para modificar el valor positivo de la tendencia sísmica semestral (y =+). De forma que la naturaleza, no vería necesario en un futuro inmediato, un incremento sísmico sustancial, al mantenerse la tendencia sísmica normal positiva.





Desde el punto de vista predictivo, cuando no se está cumpliendo la ley de tendencia, no solo implica que se vaya a modificar la tendencia del nivel sísmico, con un 74% de probabilidad antes de que se cierre el ciclo de tendencia gravitatoria, si no que además nos está diciendo que hay otros factores en la dinámica de placas que no hemos tenido en cuenta, y han impedido el cumplimiento de la ley en un 26% de las veces.

La ley de tendencia solo, y nada menos, nos demuestra que las causas de los terremotos hay que buscarlas también fuera de nuestro planeta, en la aparentemente intangible fuerza de gravedad de los astros mareales que nos rodean. Es un componente indispensable del diseño del futuro modelo predictivo sísmico y que otros proyectos no están teniendo en cuenta.

La estadística es una hermosa herramienta matemática, pero mal aplicada puede resultar peligrosa y absurda (si usted sufre dos terremotos y yo ninguno entonces ambos hemos sufrido un terremoto).

Es por esto, por lo que me resultan especialmente incompletos los intentos de predicción basados en la recurrencia sísmica. Me refiero a todos, tanto a los “serios”, apoyados por grandes medios, basados en potencia bruta de recopilación y cálculo (GLOBAL EARTHQUAKE MODEL), como a los otros, los del “archivo de los locos” que decía Richter. Porque parece ser que en sismicidad la cadencia aproximada de un fenómeno no implica la recurrencia exacta del mismo, de momento...

Estadística basada en la tendencia de ocurrencia de terremotos iguales o mayores de 4,5 (Mw) desde el año 1998, comparada con la tendencia gravitatoria solar (archivo Excel)

Estadística basada en la tendencia del "nivel sísmico" de terremotos iguales o mayores de 5 (Mw) desde el año 1995, comparada con la tendencia gravitatoria solar (archivo Excel)

Definición de "nivel sísmico"

Gráfico de la tendencia sísmica actual:
Tendencia sísmica y fuerza de gravedad solar

La tendencia del nivel sísmico tiende normalmente a adaptarse a la tendencia gravitatoria solar.
Cuando la ecuación de la línea de tendencia sísmica, más se aparta del valor promedio, con más "urgencia y violencia" tiende a volver a él.
El valor promedio de la ecuación en la fase de perihelio a afelio (desde el año 1998), tomando los eventos iguales y mayores de 4,5 (Mw) es de:
y = -0,0002168125 x + 12,795825
El valor promedio de la ecuación en la fase de afelio a perihelio (desde el año 1998), tomando los eventos iguales y mayores de 4,5 (Mw) es de:
y = 0,000101313x + 0,67783125

No hay comentarios:

Publicar un comentario