lunes, 26 de enero de 2015

Escalas de Magnitud y Nivel Sísmico Global


Giuseppe Mercalli. En el año 2014 se han cumplido 100 años desde su muerte
(Foto Sailko)

Para medir el grado de violencia desencadenada por un terremoto se han utilizado y se utilizan diferentes escalas. Medir la energía liberada, para calibrar los efectos destructivos en la naturaleza de la que formamos parte, es su objetivo.

Atendiendo a estos dos criterios (1. medida del efecto destructivo de la energía liberada en el ámbito humano y 2. medida de la energía liberada) podemos clasificar las escalas en dos grupos:

1 Escalas de aceleración superficial y nivel de daños

2 Escalas sísmicas de magnitud de la energía liberada

Ni uno ni otro están enfocados a comprender la mecánica sísmica y su dinámica a nivel global. Ambos responden exclusivamente a intentos de cuantificación de sus efectos en un ámbito local.

Si observamos desde una perspectiva histórica los tipos de parámetros medidos, veremos que estos han ido evolucionando desde mediciones de connotación antropocéntrica o de afección sísmica a los humanos, hacia la medida de parámetros puramente físicos del fenómeno, como el de la energía liberada.

A lo largo de los años, los datos de todo tipo recogidos (geológicos, estadísticos, etc.) han servido además de para su explotación comercial, para comprobar ciertos patrones o leyes del "comportamiento litosférico" a nivel regional.

Sin despreciar los criterios locales utilizados en la elaboración de las escalas, si no al contrario sirviéndome de ellos, he acuñado el término de Nivel Sísmico Global (NSG) ante la evidencia de la influencia de la marea terrestre en la dinámica cortical, y por la necesidad de desarrollar una medida del peligro sísmico que la integre, desde una perspectiva interactiva global de todas las fuerzas implicadas conocidas.
Porque desde el punto de vista de la sismología predictiva, es más eficaz llegar a conocer el funcionamiento del mecanismo litosférico global en su conjunto, que la medición aislada o aséptica de la energía sísmica liberada en un lugar, que por muy necesaria que sea su medición, ha respondido en el pasado a la necesidad de buscar una solución local.
Muy comprensible por otra parte vistas las trágicas consecuencias de este tipo de fenómeno natural, cuyas enormes diferencias de energía liberada entre diferentes eventos, hizo necesaria para una mejor visión la representación de su magnitud de forma logarítmica, pero que puede llegar a distorsionar la correcta interpretación del fenómeno sísmico con unos criterios puntuales o episódicos.

Los letales efectos del disparo de un arma de fuego, vienen precedidos de la suave presión de un dedo sobre un gatillo. Presión similar a la necesaria para disparar una pistola de aire comprimido, o para disparar una inofensiva pistola de agua o de juguete. Los efectos evidentemente no son los mismos, pero estoy seguro de que estarán de acuerdo conmigo en que ante la imposibilidad de distinguir una de otra, lo interesante es saber en qué momento ejercerá ese dedo esa suave presión sobre el gatillo. Conocer donde apunta el arma es la otra incógnita a despejar.

Lo que hacen habitualmente hoy en la sismología predictiva a largo plazo, son cálculos de recurrencia basados en la cadencia estadística de terremotos pasados, y si bien parece cierta alguna periodicidad en la ocurrencia de grandes terremotos en algunas zonas, es muy probable también que sus excepcionales magnitudes fueron debidas a parámetros geológicos locales poco predecibles (A) y (B). Además, los errores de cálculo provocados por la ausencia de datos exactos en el registro de terremotos pueden ser de cientos de años.

Pero sin que suponga ningún desinterés ni falta de preocupación por ese criterio de urgencia de soluciones, si no más bien al contrario, considero que es necesario desarrollar el concepto anterior (NSG) que va dirigido a entender el fenómeno sísmico desde una perspectiva diferente, más real, menos episódica y más global, y no como en la actualidad, que la medición responde a una visión sesgada, puntual y local del fenómeno sísmico (impresionados por el fragor del disparo del arma) y que deja fuera la principal causa, los efectos de marea provocados por la interacción gravitatoria (el dedo que aprieta el gatillo).

En la actualidad defino Nivel Sísmico, como la suma de terremotos diarios iguales o superiores a una determinada magnitud y la magnitud máxima registrada en el día.
La energía sísmica liberada (C) en un día (Nivel Sísmico Global medio) es aproximadamente = 2,74E+16 julios.
La enorme diferencia entre las magnitudes medidas no debe hacernos perder la perspectiva real del fenómeno.
No sabemos todavía si el arma es real o de juguete... entonces ¡Vigilemos cuándo el dedo se sitúa sobre el gatillo!

(A) Study of Chile earthquake finds new rock structure that affects earthquake rupture.
(B) Fault That Caused Japan's 2011 Earthquake Is Thin and Slippery.
(C) Terremotos (Bruce A. Bolt, 1981)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada