viernes, 8 de abril de 2016

Los terremotos se pueden pronosticar con exactitud

¿Se pueden predecir los terremotos?
¿Es lo mismo un pronóstico que una predicción?
¿Predicción sísmica o pronóstico sísmico?

René Descartes, el método científico
Para responder a estas preguntas conviene primero que acordemos qué entendemos por predicción. ¿Qué es una predicción sísmica?

El diccionario de la lengua española define así predecir:

"Anunciar por revelación, conocimiento fundado, intuición o conjetura algo que ha de suceder"

Luego podemos definir predicción sísmica como anunciar por revelación, conocimiento fundado, intuición o conjetura que ha de suceder un terremoto.
En el hecho de anunciar por intuición o revelación, no hay ninguna base científica, y no le prestaremos ninguna atención.

Solo si se anuncia por conocimiento fundado es de interés, y en tal caso se deberá especificar en qué se fundamenta ese conocimiento.

De cualquier manera, la palabra predicción está tan cargada semánticamente de mística y superstición, que personalmente prefiero no utilizarla en temas científicos, para que no sean contaminados al ser expuestos.
En el asunto que nos ocupa, prefiero usar la palabra pronóstico.
¿Qué es un pronóstico sísmico?
El diccionario de la lengua española define pronosticar como:

"Predecir algo futuro a partir de indicios"

Luego podemos definir el pronóstico sísmico como predecir sismos a partir de indicios.
En este caso lo que conviene aclarar es en qué tipo de indicios se basa el pronóstico, si están comprobados científicamente o no lo están. Esto es, si han sido o están siendo tamizados por el "metodo científico" o no.
En cualquier caso, lo que debemos asumir en todo pronóstico científico, en cualquier materia, es que siempre hay un margen de error.

También se define como el anuncio de probabilidad futura de que ocurra un terremoto de una magnitud específica, en un lugar concreto, en una fecha concreta.

Dirá usted, con razón, que esto último lo puede hacer cualquiera, porque lo importante no es el anuncio, sino el grado de exactitud del anuncio. Lo interesante es conocer su porcentaje de acierto. En el pronóstico hecho con una moneda al aire, la probabilidad de que salga cara o cruz es "muy aproximadamente" de un 50%, y un pronóstico con certeza 100%, sin margen de error, sería algo así como una profecía. Algo imposible, algo mágico.
No acertar nunca es tan improbable como acertar siempre. En cualquier asunto real es imposible tal acertabilidad. En nuestra especie tal grado de infalibilidad o fallo solo la tienen los políticos en campaña electoral o gobernando... También dicen que la tiene algún pontífice en algún asunto. Pero entre el azar y el pensamiento mágico, suele abrirse paso la ciencia.

Pero entonces, ¿se pueden hacer pronósticos sísmicos con menos error que el azar? ¿podemos minimizar el error?

¡Sí! Pero para entender la respuesta afirmativa a esta pregunta, primero es necesario conocer la naturaleza del fenómeno sísmico y sus causas.
Si consideramos que los terremotos no se pueden ni se podrán pronosticar jamás, porque ocurren aleatoriamente cuándo y dónde Dios quiere, "estamos copados" y lo que debemos hacer es estudiar más en general.
Pero si sabemos que el fenómeno sísmico tiene manifestaciones precursoras locales de diferente naturaleza, entonces el pronóstico no es tan descabellado, y si en el primer caso debíamos estudiar más en general, ahora es cuando debemos dirigir nuestros estudios hacia algo más concreto y específico.

Pero si además estamos comprobando que la ocurrencia del fenómero sísmico se corresponde con una cíclica tan previsible en tiempo y lugar como la ocurrencia de las mareas, entonces debemos concluir, sin ninguna duda, que los terremotos se pueden pronosticar con precisión. Otra cuestión es si alguien se ha propuesto hacerlo seriamente.

En USA el organismo regulador de todo lo relacionado con las predicciones sísmicas es el NEPEC.
Sus pronósticos se basan en cálculos de recurrencia en base a características geológicas locales. El gran déficit de este tipo de pronóstico es su grado de incertidumbre temporal (años o siglos). La mayor aportación a la ciencia por parte de este tipo de organismos es la confección de los mapas de riesgo.

Mientras tanto, los científicos innovadores, profesionales o amateurs, amantes de la ciencia, estudiosos y curiosos, seguiremos esperando a que "los dueños" de las ortodoxas, ilustres, académicas mentes y sus políticos, reconozcan que la Tierra es redonda... pero esto solo ocurrirá cuando vean el negocio ruinoso que supone ver a la Tierra plana.
Estamos preparados, porque siempre ha sido así en la historia... ¡Nos conformamos con que no nos lleven otra vez a la hoguera!
E.A.Z.
En la actualidad desarrollo un sistema de pronóstico basado en la dinámica de las mareas.
En este blog expongo algunos de los avances y los evalúo públicamente:
http://lurrikara.blogspot.com

2 comentarios:

  1. Felicitar su buena iniciativa de compartir sus conocimientos acerca de nuestra realidad sísmica... que a medida que transcurren los años parece ser que están empeorando, a mi entender esto también es cumplimiento de profecías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El registro sísmico no permite asegurar que "están empeorando". No hay más terremotos en los últimos años, solo se registran mejor.
      Gracias

      Eliminar